Tratándose de estética mucho se ha especulado acerca de las fajas, por un lado están quienes las defienden porque sienten o ven que han conseguido lo que buscaban y por el otro los detractores que las catalogan como elementos inútiles, que no tienen nada en comparación con el Gym y la dieta.

Lo cierto es que ambos tienen parte de razón, las fajas si te ayudan a conseguir resultados estéticos, pero siempre y cuando las uses con alguna frecuencia y más aún si trabajan como parte de un todo en un plan de alimentación saludable y ejercicio físico.

Si partimos de los cambios estéticos al momento de colocarse la faja. ¡Oh sorpresa, un milagro! Pues podríamos decir que el efecto visual es inmediato y quien la usa puede verse una cintura más estrecha, una cadera más estilizada, un busto y cola más levantada, en general dependiendo de qué tanta área del cuerpo cubra la faja, así será el estilizamiento de su figura.

Pero en Vití Control queremos hablarte con la verdad, para apoyar con criterio tu decisión de usar o no una prenda de control.

El efecto propio de la faja se lo debemos al textil y es físicamente hablando de, un efecto mecánico, la tela se estira al momento de colocársela y al tenerla puesta recupera su tamaño produciendo una compresión en los tejidos y como la faja tiene un patrón esbelto, tu cuerpo tomará esa forma de manera inmediata, más no quiere decir que en ese momento sea prolongado o permanente.

Quiero ser más clara en la descripción del efecto, el cuerpo humano es absolutamente moldeable, tanto que si por ejemplo usamos algún elemento moldeador a presión, contracción o estiramiento, el tejido o estructura corporal tomará la forma del elemento moldeador. Llámese por ejemplo: zapatos, perforadores de orejas, alargadores de cuello o labios (como en el caso de algunas tribus) o las fajas moldeadoras, postquirúrgicas entre otros.

Que el efecto sea prolongado al punto de tornarse permanente dependerá de varios factores y ahora se habla de resultados.

Para que obtengamos resultados estéticos duraderos con el uso de una faja debemos.

Usarla con cierta frecuencia esto quiere decir mínimo 5 horas, 5 días a la semana. De nada nos sirve comprar una faja para buscar resultados estéticos prolongados y tenerla guardada en el armario.
Que la talla sea la adecuada consulta nuestro blog y ebook aquí
Que inicies un plan de alimentación balanceada consulta nuestro blog aquí
Aumenta la ingesta de agua.
Incluir en tu rutina el ejercicio físico, el truco está en iniciar caminando esos trayectos que usualmente haces en un vehículo, bajar y subir escaleras de tu casa o lugar de trabajo e incluso las labores domésticas hacerlas con más gana, algo de música rítmica para generar más movimiento.
Estar dispuesta a realizar cambios saludables en tu rutina que te permitan lograr los resultados esperados.

Entonces podemos concluir que la fajas hacen el milagro inmediato de estilizarte la figura cuando te las pones y te generan resultados a largo plazo si haces buen uso de ellas y adoptas un estilo de vida saludable.

Si quieres más información al respecto comunícate aquí  bit.ly/2rngR4n.

Uberlis Blanco, Gerente VITÍ
www.byviti.com

EnglishSpanish